lunes, octubre 21, 2013

¡Sí te metas en lo que no te importa!

Autor: José Rafael de Regil Vélez datos del autor haz click aquí
Publicado: Síntesis Tlaxcala, 19 de octubre de 2013

Hace algunos días conversaba con un grupo de jóvenes involucrados en un proyecto escolar que implicaba un mayor esfuerzo de organización, tiempo y profundización que las actividades que suelen ser habituales para muchachos de su edad. Por supuesto que para ellos era una labor difícil y desgastante, incluso llegaron a quejarse de lo mucho que se les exigía.
         En algún momento de la charla alguien señaló que también los docentes que los acompañaban hacían grandes esfuerzos para participar en una actividad educativa de gran envergadura, sea porque dan clases en muchos lugares, sea porque coordinar y evaluar el proyecto es muy demandante; también fue dicho que era muy importante darse cuenta que eso sucede a muchos docentes en el país.
Me impactó la afirmación lacónica y contundente que hizo uno de los estudiantes: "La verdad a mí no me importa si a los profesores les cuesta o no trabajo. Me tiene sin cuidado. ¿Ellos aceptaron este trabajo, ¿no?". Lo que seguía era: si al estudiante no le importa la situación de sus profesores, ¿por qué meterse?, ¿por qué y para qué preocuparse de las dificultades que les puede suponer comprometerse un poco más allá de solo dar clases?
         Pasaron algunos días y seguí cavilando en la expresión tan reveladora que había atestiguado. En realidad hay muchas cosas que parecería que no deberían afectarnos. Desde muy pequeños nos ha sido dicho "No te metas en lo que no te importa". Y nos importa nada que este más allá de nuestros intereses próximos, del mayor nivel de confort y consumo que logremos generar.
         Que haya niños en situación de calle sin opciones de futuro no nos importa, tampoco la violencia doméstica en familias que no sean  las nuestras. La ubicación y riesgos del relleno sanitario de nuestra ciudad nos tienen sin cuidado, lo mismo que los conflictos vecinales surgidos en torno de problemas que no nos son inmediatamente relativos. No nos importan y no nos metemos. Y si empezamos a mostrar interés y algún compromiso en nuestro círculo cercano de relaciones emergerá alguien que nos recuerde la vieja sentencia: “no te metas en lo que no te importa”.
         Hoy hay muchos problemas a nuestro alrededor y deberíamos ser mucho muy lúcidos de lo que nos debe importar, porque de otra forma –si a nadie le importa nada- nuestro mundo se hace inviable. Y si es primordial seguramente pasará que transitaremos de la simpatía y disposición iniciales a intentar comprender y valorar las cosas, a realizar algún tipo de acción, a vivir con diferentes actitudes, más solidarias y menos egoístas.
         A pesar de la apariencia de que nadie hace cosas por los demás, de que “nadie se mete en lo que no le importa”, Las cosas son en realidad diferentes: una mirada atenta nos permitirá descubrir mujeres y hombres comprometidos en cuanta causa exista más allá de nuestra nariz: género, derechos humanos, desarrollo regional sustentable, comercio justo, prevención de la violencia en sus múltiples modalidades y niveles, mediación de conflictos, cooperativas de consumo, recuperación del agua, alimentación integral. Y a su lado están las personas que sostienen sus empeños, porque apoyan el sostenimiento económico o porque entregan un tiempo de la vida al voluntariado.
         En cualquiera de esos casos se trata de personas que sí se meten en lo que no les importa -o lo que suele decirse socialmente que no debería importar- y lo realizan bien, y hacen creíble que una realidad humana y humanizante es posible, aunque muchos lo duden.

Hoy pienso que las familias y los educadores tenemos la obligación de educar justamente para que seamos capaces de ver que somos humanos y nada de lo humano puede sernos indiferente.

2 comentarios:

ysellen lea dijo...

de acuerdo a la analysis. La atitud indiferente se hacer la semilla de pretexto de politica nuetral.

Javier Becerra dijo...

A mi me parece que si nos metemos es por que en realidad nos importa.

Por otro lado hay otras frases que son limitantes como "no es mi(tu) problema" ¿que hacer al respecto?